Torsión testicular

 

¿Qué es?

La torsión testicular se refiere a la torsión del cordón espermático del que se sostiene un testículo al resto del tracto genital. Dicho cordón espermático contiene los vasos sanguíneos que llevan irrigación sanguínea al testículo, de modo que una torsión del cordón suele provocar una isquemia testicular asociada a dolor súbito, lo que puede causar náuseas y vómitos.

La torsión testicular es una urgencia quirúrgica y en caso de retraso, la isquemia puede conllevar a la muerte del testículo por necrosis. Si la cirugía se lleva a cabo dentro de las 6 primeras horas, se pueden salvar la mayoría de los testículos operados.

En el hombre, la condición es más común durante el primer año de vida del varón y al comienzo de la adolescencia. Aproximadamente entre el 5 y 12% de las torsiones testiculares durante la infancia ocurre en el período perinatal, definida como aquella que ocurre entre el período prenatal y el período postnatal hasta el mes de nacimiento.

 

Factores de riesgo

Las torsiones se denominan a menudo el “síndrome del invierno”. Esto se debe a que a menudo ocurren en invierno, cuando hace frío en el ambiente. Por ejemplo, el escroto de un hombre que se ha acostado en una cama tibia suele estar relajado. Cuando se levanta y su escroto queda expuesto al frío de la habitación, se produce una contracción violenta del músculo cremáster interno, pudiendo causar una brusca torsión del cordón espermático.

Otros factores de riesgo son el traumatismo inguinal y la actividad física violenta.

 

Causas

Entre 4 y 8% de los casos  de torsión testicular son resultado de un golpe, como una patada, una caída sobre la barra o el manubrio de una bicicleta, etc.

Otros factores precipitantes incluyen un aumento del volumen testicular, a menudo asociado con la pubertad, un tumor testicular, antecedentes de criptorquidia y suele iniciarse durante la actividad física, sexual o con la exposición al frío ambiental.

Poco después de producirse la torsión, se inicia la congestión venosa y, posteriormente, se interrumpe el flujo arterial. En último término se produce un infarto hemorrágico de la totalidad del testículo. Al cabo de 4 o 6 horas de ausencia de flujo sanguíneo, puede quedar anulada la espermatogénesis del testículo afectado.

 

 Tipos

La torsión testicular puede tener diferentes formas:

  • Torsión testicular intravaginal

Torsión del cordón espermático por dentro de la túnica vaginal peritoneal que lo rodea.

  • Torsión testicular supravaginal

Ocurre por fuera de la túnica vaginal incluyendo la túnica vaginal peritoneal que lo rodea.

  • Torsión de los anejos testiculares

Constituye la segunda causa por orden de frecuencia del escroto agudo en la edad pediátrica. La hidátide de Morgagni está presente en el 90% de los testes y su torsión es una causa muy frecuente de dolor testicular agudo.

 

 Diagnóstico

El dolor testicular que aparece con vómitos y náuseas suele indicar un escroto agudo. La palpación encuentra un testículo retraído hacia el anillo inguinal con rubor en el escroto. El examen físico del paciente con dolor escrotal agudo debe incluir el reflejo cremastérico para producir la contracción del músculo cremáster. El testículo afectado se encuentra con frecuencia en una posición horizontal en lugar de su orientación vertical habitual.

Existen pruebas complementarias para determinar la torsión testicular que no son imprescindibles (como los estudios por imágenes), por lo que no deben retrasar la atención quirúrgica. El ultrasonido Doppler puede ser usado como el estudio diagnóstico de entrada.

 

Tratamiento

La intervención quirúrgica de urgencia es el tratamiento correctivo y, en la mayoría de los casos, curativo de una torsión testicular.

El cirujano provoca una incisión en el testículo de aproximadamente 4-5 cm con el fin de realizar una detorsión el testículo.  Para ello se valdrá de un procedimiento conocido como orquidopexia. En el campo más profundo del escroto se fija el testículo con uno o dos puntos de sutura.

Aunque la torsión testicular es un poco frecuente, aproximadamente 1 en 4000 hombres, implica la pérdida del testículo en un 20% de los casos.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros, para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR