Cirugía laparoscópica urológica

Cirugía laparoscópica urológica

¿Qué es?

La laparoscopia es una técnica de endoscopia que permite la visión de la cavidad pélvica-abdominal con la ayuda de un lente óptico. A través de una fibra óptica por un lado se transmite la luz para iluminar la cavidad, mientras que se observan las imágenes del interior con una cámara conectada al mismo lente.

La cirugía laparoscópica es mínimamente invasiva ya que sólo se requieren 3 ó 4 pequeñas incisiones (orificios de 0,5 a 1 cm.) en lugar de una herida de 15 a 20 cm. Por estas pequeñas incisiones se introducen los instrumentos con los que se opera.

Beneficios de la laparoscopia

-          Menor reacción inflamatoria de respuesta al stress quirúrgico

-          Menos dolor postoperatorio

-          Menor requerimiento de analgésicos

-          Hospitalizaciones más cortas

-          Recuperación más rápida

-          Mejor resultado estético

-          Rápida incorporación a la vida cotidiana

Diferencias

Cirugía abierta convencional

Cirugía laparoscópica

 ¿Cuándo se utiliza?

La cirugía laparoscópica puede ser utilizada para la realización de los siguientes procedimientos:

-          Adrenalectomía

-          Nefrectomía radical por cáncer

-          Nefroureterectomía radical por cáncer

-          Nefrectomía simple

-          Nefrectomía parcial

-          Nefrectomía de donante vivo para transplante

-          Criocirugía del riñón

-          Resección de quistes del riñón

-          Nefropexia

-          Pieloplastia

-          Cirugía del riñón en herradura

-          Cirugía ureteral

-          Cirugía de la litiasis del uréter

-          Re-implante del uréter por reflujo

-          Cirugía para la incontinencia femenina

-          Prolapso vaginal

-          Linfadenectomía pélvica

-          Testículos no descendidos

-          Enterocistoplastia

-          Linfadenectomía retroperitoneal por cáncer de testículo

-          Prostatectomía radical por cáncer de próstata

-          Adenomectomía de la próstata por crecimiento prostático benigno

-          Cistoprostatectomía radical por cáncer de vejiga

 ¿Cuáles son los riesgos de la cirugía laparoscópica?

Como en todos los procedimientos quirúrgicos, existe un riesgo de complicaciones. El médico hará una completa valoración para saber si el procedimiento es apropiado para cada paciente. Sin embargo, en un pequeño porcentaje de casos, existe la posibilidad de convertir la cirugía laparoscópica en un procedimiento abierto convencional. Las razones que llevarían a la conversión de una cirugía laparoscópica en una cirugía abierta pueden ser:

  1. Una complicación importante durante la intervención.
  2. Si la intervención no está procediendo como el cirujano tenía previsto que sucediera.
  3. Su cirujano comentará en detalle con usted los riesgos potenciales previamente a la cirugía.

¿Todos los pacientes pueden someterse a una cirugía laparoscópica?

No, no todos los pacientes son candidatos a la cirugía laparoscópica. Cada persona presenta unas circunstancias únicas que tienen que ser consideradas individualmente.

Algunas características que pueden dificultar o contraindicar la cirugía laparoscópica son: enfermedad pulmonar obstructiva crónica severa, cirugías previas u obesidad mórbida, entre otras.