Nefrolitotomía percutánea

 

Lo que usted debe saber en caso de someterse a este tratamiento…

 

Antes de la intervención quirúrgica

Usted ingresa el día de la operación, para ello una vez levantado realiza un lavado de cuerpo entero, un desayuno normal o ligero, nunca copioso, tras el cual ya no podrá ingerir alimento sólido ni líquido, a no ser que le haya indicado el médico alguna otra orden.

Atenderá los consejos y recomendaciones que le haya dado el Anestesista como, por ejemplo, retirar alguna de las medicaciones que estaba tomando, o tomar otras nuevas.

Con la hoja de ingreso que se le ha dado en la consulta y equipo personal que considere necesario acudirá al hospital donde será atendido por nuestro personal especializado.

 

En el quirófano

Una vez en el quirófano será recibido por el anestesista y equipo de enfermería, se le canalizará un vena periférica y se le anestesiará (normalmente se realizará anestesia General).

La operación consiste en la extracción de cálculos renales mediante un nefroscopio, que es introducido al riñón a través de un pequeño orificio en la piel de la zona lumbar correspondiente.

Para la total eliminación del cálculo, en algunos pacientes se complementará este procedimiento con sesiones posteriores de litotricia extracorpórea por ondas de choque.

También cabe la posibilidad de que durante la cirugía haya que realizar modificaciones del procedimiento por los hallazgos intraoperatorios para proporcionar un tratamiento más adecuado.

El procedimiento termina con la colocación de una sonda en el riñón exteriorizada a través del orificio practicado en la zona lumbar, manteniéndose durante unos días.

Frecuentemente para que no se obstruya la vía urinaria solemos dejar también un catéter interno del riñón a la vejiga (denominado doble J), que se retirará tras ser dado de alta el paciente desde consultas; y otro que va del riñón al exterior (denominado nefrostomia), que se retirará en 24 – 48 horas si no es necesario mantenerlo más tiempo.

 

Después de la intervención quirúrgica

Será trasladado a la zona del despertar, ira con sueros, un tubo de nefrostomia desde el riñón al exterior y una sonda urinaria para que fluya la orina.

Una vez confirmado que sus constantes vitales y su estado general son los adecuados será trasladado a su habitación donde pasará los siguientes días hasta su alta hospitalaria.

Se le darán calmantes, antibióticos y medicación según pautas medicas.

A la mañana siguiente comenzará a probar dieta de forma progresiva.

Podrá deambular prontamente dependiendo de su estado general. No debe asustarse si el color de la orina es de rojo, esto es normal tras la intervención, usted estará controlado en todo momento y se le realizarán análisis y otras maniobras dependiendo de la evolución postoperatoria.

Los días de ingreso suelen variar entre los 3 y 5 días, tras los cuales y tras la retirada de la nefrostomia y de la sonda urinaria se le dará el alta.

Ya en su casa continuará varios días tomando antibióticos y puede tener algunos de los siguientes síntomas: molestias lumbares, emisión de orina con sangre que aclarará espontáneamente. Así mismo el catéter interno que tiene colocado puede causar sensación de querer ir mucho al baño, escozor y/o hematuria. Se soluciona con su retirada.

Finalmente, como complicaciones de la técnica se han descrito: infección del riñón y de la vía urinaria, hemorragia tanto en la exploración como en el postoperatorio, perforación de la vía urinaria, complicaciones traumática de estructuras próximas al riñón, aparición de fístula arterio-venosa renal, tromboembolismos venosos.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros, para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR